BARCELONA

Me voy a Barcelona.

Me esperan 7 horas de coche. 5 tios como 5 castillos metidos en un Ford Focus de 2 puertas, con las maletas llenas de ganas de diversion y de conocer la ciudad condal.

Es triste tener que reconocer que apenas me acuerdo de la ultima vez que estuve alli, no porque haga mucho tiempo, sino porque se nos fue la mano con la fiesta, y solo recuerdo una resaca increible y un avion que nunca despegaba.

Esta vez va a ser increible. Lo necesito. Necesito despejarme hasta el temido dia 2 de Febrero… el dia en que salen la plantilla del examen, y me dirá si este año si, o si este año tampoco (que miedo!)

Proximas noticas en breve. Y esperemos que sean buenas.

Sin descanso

Con esas 2 sencillas palabras podria resumir mis vacaciones de Semana Santa en Almeria.
minidscn82466dc

Llegué ya tarde el miercoles (tras cerrar la farmacia a las 10 de noche) y me fui directamente al centro, donde la apertura de una nueva discoteca en el centro de la ciudad me permitió coincidir con muchisima gente que no veia desde hacia años, y es que no hay nada mejor para volver a ver a los amigos de tu juventud que la reapertura de la discoteca en donde nos soliamos reunir en el instituto (aunque muy reformada, con otro nombre, otro ambiente y otra musica)

Inaguracion Caramelo

Inaguracion Caramelo

El dia y la noche siguientes los pasé en Las Negras, un pueblecito de Almería muy tranquilo durante todo el año pero muy muy activo en verano y Semana Santa. Esa visita a unas amigas me supuso otra borrachera y otro buen dia de playeo.

Las Negras (Almería)

Las Negras (Almería)

Los 2 ultimos dias los pasé en Almería en casa de mis padres, saliendo mis viejos amigos del barrio (y en cuanto a “viejos” no me refiero a la edad, eh? ¡¡que ninguno hemos cumplido los 30!!) a cenar de tapas y tomar el sol en la playa.

Playa del Zapillo. Almeria capital

Playa del Zapillo. Almeria capital

Esta mañana he vuelto a Murcia y he vuelto al tajo, y he sentido por primera vez lo que la gente de las ciudades grandes llama el Sindrome Postvacacional…
¡¡Y eso que mañana es el Dia del Bando aqui!! Y en sábado el Entierro de la Sardina.
Que tal ha ido lo contaré en el siguiente post, ya que es mi primer año aqui, aunque por lo que me han contado promete muy mucho.

bando_de_la_huerta

¿Dónde está la primavera?

Parecia que estabamos ya en verano. Los planes de los fines de semana se basaban mas en decidir a que playa ibamos a ir a comer y beber que en salir de noche. Los abrigos y chaquetas se amontonaban en el fondo del armario, y los que vivimos lejos de casa planebamos llevarnoslos ya para traer las bermudas y las chanclas que tantas ganas tenemos de ponernos.

fiesta playa
Pero no. Este fin de semana nos ha hecho abrir los ojos. Ya está aqui la maldita lluvia. Si, maldita digo, y no porque no sea consciente de lo importante que es para el medio ambiente y para la salud de la ciudad, sino porque como buen almeriense no estoy acostumbrado a ella, y cuando llueve se nos mojan los planes.

Somos incapaces de convivir con este agua que cae del cielo como hacen la gente del norte. Recuerdo que cuando vivia en Italia los gallegos y asturianos correteban bajo la lluvia, e incluso se paraban a conversar mientras se empapaban bajo nuestra asombrada mirada, que huíamos del agua como los gatos. Un caso muy particular era el de un chico llamado Yago, al que recuerdo haciendo botellon mientras nevaba, y su vaso se iba llenando mas y mas de lluvia y nieve, pero a él no le importaba. “Tendrías que ver lo que cae en Vigo, ¡esto no es nada!” me decia cuando le preguntaba sobre su relación con el mal tiempo.
Esta mañana he visto en las noticias que Almeria está en alerta por lluvias, asi que mis conciudadanos se hincharan de comer migas. Es la tradición. Si llueve, migas.

típicas migas almerienses con sus tropezones

típicas migas almerienses con sus tropezones

A todos los almerienses nos ha pasado alguna vez eso de levantarnos por la mañana, que tu madre se asome por la ventana y al ver el cielo un poco oscuro diga: “Hoy migas”. Eso si, a las 3 de la tarde cae una solanera increible y ahi estas tú con una bola de migas en la garganta, pero asi son las tradiciones. Y asi son las madres.
Otra cosa curiosa es el tema de los paraguas. Me hace gracia que cuando aparece alguna tormenta sorpresa (llámese tormenta a 4 gotas que comienzan a ensuciar los coches) siempre hay alguien que pregunta: “¿tienes paraguas?”. ¡¡Como voy a tener paraguas!! ¡Nadie lleva paraguas en Almeria a no ser que el tiempo anuncio desde 3 meses antes que va a llover! Es mas, no tengo ni la más mínima idea de donde se compra un paraguas en Almería…

A pesar de todo esto, de vez en cuando tenemos alguna tormenta que hace que una ciudad tan poco preparada para achicar el agua se convierta en una improvisada Venecia. tal y como pasó el invierno pasado…